Hola

Me di la vuelta y allí estaba. Esperándome risueño mientras yo guardaba mi agenda en el bolso, hacía equilibrios con el monedero y me apresuraba por sacar un billete de tren. Lo hacía todo corriendo y sin percatarme de su presencia, nerviosa porque el de las 20’35 estaba a punto de irse sin mi… ¿En qué se me había ido la tarde, el otoño, los treinta y tantos?

No recuerdo haber bajado las escaleras mecánicas ni tampoco entrar en el vagón. Sé que antes de sentarme me quité el abrigo y al darme la vuelta pude notarle allí, entre los tiempos. Donde parecía haber estado siempre. Tranquilo y sabio, contemplaba mi ser con una profundidad abrumadora.
“Ya me estás viviendo” transmitió desde no sé dónde. “Disfrútame al máximo”. Y me sonrió, brillante.

Estupefacta y extrañamente aliviada logré desplomarme en la butaca. “Gracias por crearme” – siguió soplándome en un beso – “Soy tu pequeño gran Sueño.”

 

Bienvenidos a mi página!
Espero que esta visita os resulte agradable y que regreséis a menudo.
Gracias por leerme, 

Nora


ÚLTIMOS TEXTOS PUBLICADOS

lo-que-la-lluvia-nos-ensena
D-I-C-I-E-M-B-R-E

Uno de mis meses preferidos del año. No por las fiestas, sinó porque a lo [...]

25n
HOY

DIA INTERNACIONAL CONTRA ALGO QUE NO DEBERÍA EXISTIR…somos la repera. [...]

HOY POR TI
VA POR TI

Mi mascota se ha puesto malita. Es más que un caniche, más que un tercio de [...]

PIELES
PIELES

Se fué sin mi aquello que yo creía que era. Vi largarse a mi otra yo, con [...]